Emprender es más díficil

EMPRENDER ES MÁS DIFÍCIL DE LO QUE TE DICEN. 

¿Has notado que últimamente por todas partes ves anuncios sobre emprendedores, emprender, etc?

¿Qué acaso de verdad todos podemos emprender?

¿Emprender… es así de fácil como lo pintan?

Te voy a decir la verdad …y la verdad es que: NO, para nada; es más difícil de lo que te hacen pensar, sin embargo es una política de distintas instituciones tanto mundiales – como la OCDE –  como del gobierno federal estimular el emprendimiento porque genera beneficios para la sociedad, que de eso te contaré en otro momento. Pero, si estas decidido, la verdad vale la pena por que a largo plazo la recompensa lo vale.

Y sí de tanto ver y escuchar, han sembrado en ti la espina y tienes ganas de intentarlo, piensa en lo siguiente; voy a separar la realidad en dos sentidos:   primero es sí tu ya cuentas con antecedentes emprendedores, ya sea en tu familia o en ti mismo; y la segunda es si no los tienes.

  1. Si en tu familia eres el primero que va a emprender ¡ten cuidado! te vas a enfrentar a más problemas de lo que crees:

a) Tu miedo: es normal sentirlo, todos pasan por eso, incluso aquellos con mucha experiencia, pero no te voy a mentir, para ti, será aun más difícil, ¿Por qué? porque esto para ti representa algo nuevo, una incertidumbre total, y no sabes que esperar.

b) La familia: tu familia te cuestionará y te hará sentir que tomaste una decisión equivocada. Es cierto, no todos son iguales y no lo hacen por mal, pero seguro encontrarás desde los que sutilmente te mirarán con piedad como si te dijeran , “probrecito”. o los que directamente te lo dirán.

c) El riesgo: para emprender tienes que hacerlo con mucho tiento, la verdad se requiere mucha preparación, y aún con ella no tienes una garantía total, y sabes que puedes perder tu tiempo, tu dinero y hasta tus ilusiones.

  1. Si tienes antecedentes emprendedores, lo anterior también aplica para ti, pero seguro tendrás más fortaleza para enfrentarlo, y estarás más preparado cada que lo intentas, incluso si tus familiares también son emprendedores tendrás un poco más apoyo que los que no lo tienen, pero te cuestionaran más, claro porque querrán ayudarte.  Pero esa fortaleza a veces tiene un limite y quisieras que pasará rápido.

No te preocupes, no todo son malas noticias, y no escribo esto para desanimarte, por el contrario, creo que es importante que lo sepas para que vayas con más herramientas a la guerra. Que necesitas entonces para estar preparado:

a) Desarrolla claramente tu idea de negocio. No eligas cualquier negocio, sólo porque te va a dar dinero, si no te gusta, sufrirás más el proceso y tendrás menos argumentos para defenderte de las críticas, sederas incluso más rápido a las presiones. Por el contrario cuando amas lo que haces, y tienes bien claro lo que quieres será más fácil el proceso.

b) Desarrolla un plan. El plan debe incluir lo que quieres a largo plazo, y cada paso para lograrlo; tan detalladamente que te indique incluso lo que harás mañana. Éste plan no te garantiza el éxito total, pero te disminuirá riesgos, pues estarás preparado para casi cualquier cosa. De esa manera la probabilidad de éxito aumenta.

c) Ten una red de apoyo. No todos te apoyarán pero encuentra quien si lo hagas, te podrá servir de paño de lagrimas cuando lo necesites, o en algunos casos te dará un empujón.  Todos lo necesitamos. Rodéate de gente que te sume, y no que te reste. NO, no te alejes de tu familia, pero tendrás que construir un caparazón en estos momentos, ten en cuenta que si has desarrollado el punto a y b. tu idea se defenderá sola. Sí no lo has hecho, tal vez algo de lo que te digan sea verdad. Pero no te desanimes.

d) Se perseverante. Roma no se construyo en un día, se que has escuchado esto muchas veces, pero es que es cierto. Prepárate por que no triunfarás de la noche a la mañana, tardarás, pero mientras más insistas más cerca estarás.

Saber que no será fácil, te ayudará a prepararte para lo que venga. Tal vez en el camino resulta mejor de lo que imaginabas y entonces habrás descubierto que todo valió la pena e intentarás animar a alguien más.

Comparte si estas de acuerdo y cuéntanos tu experiencia.

GCADEC – Emprendedores