emprendedores

Emprender es más díficil

EMPRENDER ES MÁS DIFÍCIL DE LO QUE TE DICEN. 

¿Has notado que últimamente por todas partes ves anuncios sobre emprendedores, emprender, etc?

¿Qué acaso de verdad todos podemos emprender?

¿Emprender… es así de fácil como lo pintan?

Te voy a decir la verdad …y la verdad es que: NO, para nada; es más difícil de lo que te hacen pensar, sin embargo es una política de distintas instituciones tanto mundiales – como la OCDE –  como del gobierno federal estimular el emprendimiento porque genera beneficios para la sociedad, que de eso te contaré en otro momento. Pero, si estas decidido, la verdad vale la pena por que a largo plazo la recompensa lo vale.

Y sí de tanto ver y escuchar, han sembrado en ti la espina y tienes ganas de intentarlo, piensa en lo siguiente; voy a separar la realidad en dos sentidos:   primero es sí tu ya cuentas con antecedentes emprendedores, ya sea en tu familia o en ti mismo; y la segunda es si no los tienes.

  1. Si en tu familia eres el primero que va a emprender ¡ten cuidado! te vas a enfrentar a más problemas de lo que crees:

a) Tu miedo: es normal sentirlo, todos pasan por eso, incluso aquellos con mucha experiencia, pero no te voy a mentir, para ti, será aun más difícil, ¿Por qué? porque esto para ti representa algo nuevo, una incertidumbre total, y no sabes que esperar.

b) La familia: tu familia te cuestionará y te hará sentir que tomaste una decisión equivocada. Es cierto, no todos son iguales y no lo hacen por mal, pero seguro encontrarás desde los que sutilmente te mirarán con piedad como si te dijeran , “probrecito”. o los que directamente te lo dirán.

c) El riesgo: para emprender tienes que hacerlo con mucho tiento, la verdad se requiere mucha preparación, y aún con ella no tienes una garantía total, y sabes que puedes perder tu tiempo, tu dinero y hasta tus ilusiones.

  1. Si tienes antecedentes emprendedores, lo anterior también aplica para ti, pero seguro tendrás más fortaleza para enfrentarlo, y estarás más preparado cada que lo intentas, incluso si tus familiares también son emprendedores tendrás un poco más apoyo que los que no lo tienen, pero te cuestionaran más, claro porque querrán ayudarte.  Pero esa fortaleza a veces tiene un limite y quisieras que pasará rápido.

No te preocupes, no todo son malas noticias, y no escribo esto para desanimarte, por el contrario, creo que es importante que lo sepas para que vayas con más herramientas a la guerra. Que necesitas entonces para estar preparado:

a) Desarrolla claramente tu idea de negocio. No eligas cualquier negocio, sólo porque te va a dar dinero, si no te gusta, sufrirás más el proceso y tendrás menos argumentos para defenderte de las críticas, sederas incluso más rápido a las presiones. Por el contrario cuando amas lo que haces, y tienes bien claro lo que quieres será más fácil el proceso.

b) Desarrolla un plan. El plan debe incluir lo que quieres a largo plazo, y cada paso para lograrlo; tan detalladamente que te indique incluso lo que harás mañana. Éste plan no te garantiza el éxito total, pero te disminuirá riesgos, pues estarás preparado para casi cualquier cosa. De esa manera la probabilidad de éxito aumenta.

c) Ten una red de apoyo. No todos te apoyarán pero encuentra quien si lo hagas, te podrá servir de paño de lagrimas cuando lo necesites, o en algunos casos te dará un empujón.  Todos lo necesitamos. Rodéate de gente que te sume, y no que te reste. NO, no te alejes de tu familia, pero tendrás que construir un caparazón en estos momentos, ten en cuenta que si has desarrollado el punto a y b. tu idea se defenderá sola. Sí no lo has hecho, tal vez algo de lo que te digan sea verdad. Pero no te desanimes.

d) Se perseverante. Roma no se construyo en un día, se que has escuchado esto muchas veces, pero es que es cierto. Prepárate por que no triunfarás de la noche a la mañana, tardarás, pero mientras más insistas más cerca estarás.

Saber que no será fácil, te ayudará a prepararte para lo que venga. Tal vez en el camino resulta mejor de lo que imaginabas y entonces habrás descubierto que todo valió la pena e intentarás animar a alguien más.

Comparte si estas de acuerdo y cuéntanos tu experiencia.

GCADEC – Emprendedores

El mundo de los negocios para los niños


Cómo papás queremos darle siempre lo mejor a nuestros hijos.  Y conforme crecen, ellos también nos enseñan muchas cosas.  Pero ¿crees qué puedan aprender sobre negocios? no lo dudes, aquí te platico cinco tips que puedes aplicar y que te aseguro pronto verás los resultados.  

Algo que nunca debemos hacer, es subestimar su capacidad, a veces intentando ocultar cosas o negando una realidad para ellos, por muy difícil que a ti te parezca.

Hace unos días, al recoger a mi hija de la escuela, ella me pedía que le comprará algo de las golosinas que siempre venden afuera; al decirle que no podíamos gastar en eso, ella me  preguntó sí eramos pobres… esa respuesta me hizo pensar, cómo puedo explicarle que el dinero no se da en los árboles; cómo le digo que no somos pobres, pero aunque fuéramos ricos no quisiera que pensara que simplemente se puede gastar el dinero sin más, en fin, en ese momento le conteste un simple no; pero me di a la tarea de ver como puedo ir explicando estos temas tan importantes mis hijos.

Me he dedicado más de quince años a desarrollar emprendedores y empresarios, esos temas suelen ser comunes y hasta cierto punto fácil para mí explicarlas a personas adultas, decirles  por ejemplo, la importancia del ahorro, la inversión y como volver productivo un negocio, sensibilizar sobre la importancia de un negocio para el desarrollo de la comunidad e incluso desarrollar sus habilidades de negociación y liderazgo. Sin embargo, una dificultad con la que siempre me topé es intentar “romper paradigmas”, es decir, eliminar malos hábitos que se les han generado desde la infancia.  Analizar esto y recordar la pregunta que me hizo mi hija, me hizo trabajar con ellas en un sistema especial para criar, eliminando los paradigmas que yo tanto critico en los adultos, es decir, evitar como padres algunos errores que cometemos sin querer.

Mis hijos me han sorprendido y los resultados han sido tan interesantes que lo he llevado a la empresa. Hemos generado cursos de verano y un curso de desarrollo que consta de tres niveles, en donde los niños aprenden mucho más que negocios, aprenden a entender el mundo, y a enfrentarse a él.

Pero si tu quieres empezar desde tu casa te recomiendo les ayudes con detalles como los siguientes:

1. Familiarizalo con la realidad empresarial. Es muy común que cuando estés con tus hijos la pregunta obligada sea ¿cómo te fue hoy? y ellos empiecen a platicarte de la escuela y sus travesuras, sin embargo creemos que platicarles como nos fue a nosotros es platicarles de nuestros problemas. Hazlo, te sorprenderá como reaccionan y como empiezan a entender tu trabajo, con esto empezaran a entender tu mundo , se sentirán más orgullosos de tí porque entenderán que haces y empezarán a desarrollar su empatía.

2. Hablar de negocios en la casa. En relación al punto anterior, hay que romper con otro paradigma que crítica y por lo tanto evita hablar de negocios en la mesa, o en los momentos de convivencia; al contrario, si platicas con un amigo de negocios deja que tus hijos escuchen, hay que ponernos de acuerdo antes, para que eviten interrumpir a los adultos, pero que si tienen dudas, tu se las resolverás después, ellos son curiosos por naturaleza y escuchar como lo hacen otros es también un aprendizaje; ten en cuenta que de los éxitos o fracasos de los demás también nos dejan una increíble lección.

3. Estimula siempre su creatividad pero dale el toque de negocio. Ya sabes que si encuentras algo que amas, y haces lo que amas, nunca tendrás que trabajar.¿ Cómo motivar a tu hijo a que haga lo que ama?

Por ejemplo: no lo desincentives si le gusta pintar, yo se que a todos los niños les gusta pintar, pero seguro no lo ves como algo de lo que pueda vivir. ¿Por qué no? Jamás digas esas palabras, lo interesante es que puede hacer él para volverlo un negocio, muchos mercadólogos, arquitectos o por qué no muralistas exitosos empezaron trazando con crayolas.

Mejor pregúntale: ¿Qué vas a hacer cuando lo termines?¿Crees qué a alguien más le guste?¿Qué necesitas hacer para que te paguen por eso? y estimúlalo si es necesario a que venda sus primeras obras.

4. No permitas que le tenga miedo al dinero. Evita utilizar frases, como el dinero es sucio, el dinero corrompe, o la gente rica no es feliz.  Porque ese es un paradigma que nos han inculcado a nosotros y que no ha servido de mucho, pero además tu bien sabes lo útil que es el dinero. Mejor platica con él sobre las buenas decisiones que puede hacer con el dinero y la conducta ética que deben tener los empresarios,  y que si le llega a ir bien, siempre hay que ser justo con quien le ayudó a obtenerlo. Claro esto es mucho más fácil, si predicamos con el ejemplo.

5. Incentiva su aprendizaje.

Cuando lo guías con los puntos anteriores, comenzarás a ver que pregunta más, tu  contesta y aprovecha cada oportunidad para ejemplificarle: una salida al super, al caminar por la colonia y ver otros negocios, cuando repartes tu ingreso o al salir a comprar permítele que te ayude a pagar, etc.

Con esto además de ayudarle a entender el mundo y como funciona, le perderá el miedo, y desarrollará otras habilidades como las relaciones publicas, la venta, la comunicación, el liderazgo entre otras,  es decir,  le estas enseñando a vivir.

Y   estas sembrando en él la semilla de un emprendedor.

¿Te fue útil esta información? Esperamos tus comentarios y te invitamos a acompañarnos en otros artículos pero también en nuestros cursos de desarrollo infantil.